Madres de familia encuentran un sustento en la producción láctea

En el departamento de Concepción, las madres de familia son las más involucradas en la cadena láctea que se está fortaleciendo con el apoyo de la Federación de Cooperativas de Producción (FECOPROD) y otros organismos internacionales y gubernamentales. Cercano al día de la madre, fue esta semana la presentación de lo que será la construcción de nueve centros de acopio de leche para 200 familias. Blanca Lourdes de Ferreira, presidenta del Comité Virgen del Carmen del barrio Santa Lucía de Azoteý, comentó que de los 30 productores asociados en su comunidad en marco de este programa, cuatro son varones y 26 son mujeres.

“En mi testimonio puedo decir que comencé con dos litros de leche y como pequeña productora ahora llego a los 45 litros de leche por día. Entre todos estamos entregando 6.000 litros mensuales y viene el camión cada día de por medio a retirar la leche de nuestro centro de acopio. Hay mucha gente que a eso nomás ya se quiere dedicar, entonces pedimos otro tanque que el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) nos va a construir en nuestro terreno propio que ahora ya tenemos”, dijo.

Blanca comentó que se nota el desarrollo en la comunidad y que la gente se alegra en comparación con la producción de la chacra en el que, por ejemplo, según su experiencia, con el sésamo se trabaja demasiado durante cinco meses y apenas sacan de G. 200.000 a G. 300.000 de ganancia.

“Y con la leche sacamos de G. 1.000.000 a G. 1.500.000 mensuales, dependiendo de la cantidad de leche, en seis meses, con cuatro lecheras, hacés más de G. 6.000.000 en seis meses”, afirmó.

Comentó que en Azoteý se está dejando de lado el sésamo por el bajo precio y porque es muy bajo el rendimiento que tienen. Fecoprod asiste a los productores con la dotación de técnicos veterinarios que acompañan en la inseminación de la raza Jersey que es la que más da leche. Esto en contrapartida con la baja asistencia técnica que tienen los productores de sésamo en ese distrito en particular.

“Hay más entusiasmo. Con esto la gente se va a animar a ir a las financieras o a la intendencia o la gobernación. Cada vaquillona cuesta G. 4.500.000, que produce de siete a ocho litros de leche diarios, pero para eso tiene que haber un técnico que controle”, afirmó Bernarda Irala Duarte, del Comité de Mujeres 13 de mayo de Azoteý, que dejará de entregar su producción láctea a otros comités y recibirá a los compradores en su centro de acopio propio que se instalará entre los barrios San Juan y San Luis. Allí trabajan 51 familias desde el 2010 en marco de este programa.

“Esto les da un ingreso seguro a las familias. Normalmente es la mujer la que está trabajando en la producción láctea y eso hace que una pequeña familia pueda tener el sustento básico necesario para vivir, puede tener educación básica para los chicos y alimentación. Muchas veces el hombre de la casa puede tener un trabajo en una estancia, pero con esto ya tiene una estabilidad”, analizó Cristhian Gustavson, propietario de la empresa Lácteos Norte del departamento de Concepción, que es la que asegura la compra total de la producción de esta región que ya se convirtió en una cuenca láctea.

“Con esto los niños aprenden la cultura del trabajo desde pequeños, porque a veces hay que conocer la cultura de otras colonias y eso es lo que necesitamos. Con esto aportamos nuestro pequeño grano de arena porque fuimos a visitar el proyecto, nos entusiasmamos y estamos haciendo las inversiones necesarias. Nos arriesgamos con las inversiones, con los préstamos pero estamos muy satisfechos”, afirmó.

La industria elabora quesos muzzarella, ricotta, queso paraguay, queso reggianito queso rallado, queso para la parrilla para su marca “Jersey”, y ya tiene montada la planta para la elaboración de varios productos más.