Productores de leche triplican el promedio nacional en Campo 9

En la cuenca lechera formada hace 70 años en J. Eulogio Estigarribia (Campo 9), Caaguazú, existen productores que consiguen triplicar el promedio nacional, que según estudios de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos (CAPAINLAC), es de 12 litros por vaca. Ellos consiguen animales que producen 36 litros diarios con la combinación de buena genética, confort y alimentación.
“El silo de maíz es el rubro más importante que hay que tener. Hacemos bastante zafriña y en épocas de verano también. Lo que la vaca tiene que comer es de 20 a 30 kilos por día, además el balanceado que hacemos con los núcleos y las sales requeridas”, comentó Philip Hildebrand de Campo y Cabaña Hildebrand y socio de la Cooperativa La Holanda.
Explicó que, con los precios actuales de los granos, es rentable manejar este régimen alimentario, ya que hace tres años el margen era demasiado bajo. Actualmente, cada finca de los socios de la cooperativa La Holanda tiene un promedio de producción de cerca de 600 litros diarios de leche mientras que el promedio nacional es de apenas 200 litros diarios por finca, según CAPAINLAC.
“En esta zona es muy diferente porque son productores de otra tecnología y otra mente en producción”, afirmó el gerente de La Holanda, Bernie Friesen.
En la fábrica de Lactolanda se produce el 42% de toda la leche consumida en Paraguay. Montada hace 35 años, allí se procesan 670.000 litros diarios provenientes de las colonias y alrededores, sean socios y no socios de la cooperativa, a un precio que se fija de acuerdo a la distancia en donde se encuentra la finca.
“Nosotros desde Fecoprod también organizamos cada tanto reuniones con los técnicos; normalmente, tres veces al año juntamos a todos los técnicos de las cooperativas y les damos cursos muy especializados ya en el tema de calidad de leche”, destacó Erwin Reimer, presidente de la Federación de Cooperativas de Producción.
Las vacas de alta producción pueden llegar a consumir 1 kg de balanceado por cada 2,5 litros de leche, toda vez que la rentabilidad permita. Si se tiene en cuenta que el 70% del balanceado es maíz y que el 25% es soja, se puede señalar que en cada litro de leche podrían estar presentes 100 gramos de proteínas de soja y 280 gramos de maíz.
“Es una actividad muy noble y rentable. Hay que organizarse, porque uno no puede arriesgarse a que le falte alimento y salir a comprar balanceado tiene su costo. Entonces, de alguna manera hay muchas oportunidades para el pequeño productor, y yo creo que hay planes para ellos siempre y cuando atiendan la sanitación”, mencionó la presidenta de la Asociación de productores de leche y criadores de razas lecheras (APROLE), María Inés Berkemeyer.
“Estamos creciendo y queremos crecer más todavía”, concluyó finalmente Philip Hildebrand, socio de la cooperativa La Holanda de Campo 9.